Blogia
Emprender no es tarea fácil

Ser EMPRENDEDOR puede ser una putada

Sí, como lo oyes, por lo menos a mí me lo parece. Uno es emprendedor en muchos casos porque no encuentra un trabajo que le motive lo suficiente como para aportar un valor diferencial y despertarse diciendo, "si este fuera mi último día con vida, hoy seguiría haciendo lo que voy a hacer". Yo solo encuentro motivación cuando sé que estoy haciendo lo que realmente me gusta y hasta el momento no lo he encontrado en los trabajos convencionales. Sí es verdad que durante una temporada todo marcha genial, todo es nuevo y vas a gusto a trabajar, pero llega un momento en el que todo empieza a aburrirte y te preguntas, ¿qué hago yo aquí?

El problema llega cuando te das cuenta de que el camino que has elegido no es nada sencillo. Emprender no suele ser un camino de rosas.

- Emprender puede llegar a enganchar y es muy posible que no seas capaz de desconectar ni un momento. Puedes estar todo el día dándole a la cabeza con nuevas ideas o formas de mejorar las que ya tienes, incluso en muchos casos hasta por las noches mientras duermes. Terminas aburriendo al personal y tienes que aprender a priorizar.

- En muchos casos te sientes muy solo. Mucha gente de mi alrededor llega a entender lo que hago, pero en muchos casos me siento solo. Es como si les pareciera muy bien lo que hago, pero prefirieran que echara CV’s para conseguir un trabajo por cuenta ajena. ¿Quién les ha pedido que me digan lo que tengo que hacer con mi vida? Encontrarte con gente cercana que te intenta meter en la senda del trabajo por cuenta ajena puede llegar a ser muy frustrante, te sientes un incomprendido.

- Se suele caer en el gran error de compararse con otras personas. ¡Gran error! Mucha gente no está sacrificando lo que tu sacrificas al emprender y esto puede llegar a darte tanta envidia que dejes de perseguir tu sueño. Muchas veces desearías tener esos ingresos fijos al mes de muchos de tus amigos, pagas extra, poder hacer un gran viaje, comprarte una casa (sin una nómina seguro que el banco no te da ni un caramelo), en pocas palabras mayor seguridad y ocio, pero tú te tienes que conformar con muy poco. En mi caso, a las ganas de emprender se unen las ganas de independizarme, pero claro, me resulta casi imposible compatibilizar ambas cosas. Sin nómina, ¿cómo pago un alquiler o una casa?

- Decides asumir un riesgo que podrías evitar. Emprender siempre implica asumir unos riesgos, ya que como se suele decir, el que no arriesga, no gana. Pero esos riesgos se podrían evitar quedándose sentado en el sofá o trabajando para otro y muchas veces esto te puede provocar un quebradero de cabeza. La pregunta, ¿en donde me estoy metiendo?, puede venirte a menudo a la cabeza.

Por eso digo que ser emprendedor puede ser una putada, tienes que dejar de lado cosas que realmente valoras por un proyecto que no sabes si saldrá adelante. Solo sabes que crees en él como nadie y que las ganas que le vas a poner son muchísimas, pero aún así puedes fallar. Eso si, una cosa tengo muy clara, lo necesito, si no lo intento siempre tendré esa espina clavada y además, ¿tenga otra opción que me motive tanto?

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres